Pinka 2015

Pinka 2015

Pinka 2015

Pinka 2015 es como dice “finca” la niña de 6 años que dibujó la etiqueta del vino en el cole. Jorge Pérez une la pasión por el vino con la pasión por su entorno familiar y vital,

Todo esto impulsa los pasos en el sueño, ya real, de hacer sus propios vinos.

Adquirió una bodega derruída de un pazo en Lentille (Cenlle), para restaurarla y revivir 400 años de antigüedad.

Allí hacía vino toda la aldea, en unas condiciones excepcionales por estar parcialmente soterrada y conservar todo el año una temperatura estable de 4 o 5 grados.

 

El caíño blanco Pinka 2015 es una uva que se usaba en Ribeiro y en otras zonas para aportar acidez a los vinos que no la tenían. Jorge hace el Pinka solo con caíño blanco, y le da tiempo para integrarla y suavizar el vino. Aprendió de su abuelo a dar tiempo a las cosas buenas, cuando hacía el vino de casa. Por eso nos trae ahora un 2015.